downloadpagenav-gridpagenav-nextpagenav-prevsearchsharesocial-facebooksocial-googlesocial-instagramsocial-linkedinsocial-periscopesocial-pinterestsocial-twittersocial-youtube

Beyond the collection

Antonio Citterio interviewed by Stefano Casciani
 
Cambian las tendencias y los hábitos domésticos, pero las cocinas que diseñaste hace muchos años para Arclinea siguen en producción. ¿Qué es lo que hace que estos productos duren tanto tiempo en un mercado tan sofisticado?
 
Nuestra colaboración comenzó hace mucho tiempo, en 1986: el primer producto salió dos años después, y desde entonces hemos seguido siempre juntos esta trayectoria de investigación y desarrollo. Inmediatamente sentamos las bases de una estrategia de producto industrial, proyectando para componentes “transversales”: elementos estandarizados para combinar de acuerdo con las distintas exigencias, para poder crear una cocina personalizada. Lo cual no significa renunciar a la creatividad en el diseño, porque junto a la definición de estas componentes transversales hemos razonado sobre la innovación de los tipos. Ya aquel primer producto, que se llama Italia (sigue en producción y este año cumple 30 años), hace referencia claramente a un concepto profesional: declara alejarse de la tecnología clásica de los “muebles para cocina” utilizando el acero. Por eso nos dirigimos a fabricantes que trabajaban para las cocinas de los restaurantes y contaban con el know-how que nos permitió realizar un modelo imperecedero por su perfección.
 
¿De qué manera tu experiencia de arquitecto te orienta en el proyecto de espacios para la preparación y el consumo de los alimentos? ¿Surgen de aquí los conceptos de cocina que has realizado?
 
Vuelvo al tema de los tipos. A lo largo de mi experiencia como arquitecto constructor de casas, me he encontrado frente a situaciones muy variadas. Tanto personales como profesionales: desde casas de amigos y clientes hasta hoteles o -más recientemente- torres de vivienda enteras. No quiero decir que para cada una de estas situaciones haya proyectado un producto Arclinea diferente, pero indudablemente ciertas experiencias me han servido para entender mejor “en qué punto estaba” -para mí, para el público- la idea de cocina, de cómo debería funcionar, de lo que representa.

Creo que el secreto de la “longevidad” del producto Arclinea radica en el concepto de componentes industriales utilizables para distintos modelos y en la innovación de los tipos, no solamente de las formas.

¿Qué futuro crees que tiene el espacio de la cocina?

Últimamente -proyectando y construyendo edificios altos, torres para uso mixto, incluida la vivienda, sobre todo en Estados Unidos y Asia- observo que ciertos espacios de vivienda se restringen cada vez más; en cambio, los servicios registran un aumento: esto puede significar una vivienda reducida pero en la que sigue existiendo la necesidad y el placer de seguir recibiendo invitados y cocinar para ellos. Especialmente en ciudades como Miami o Nueva York, donde por exigencias de representación es necesario un espacio más amplio. Para responder a estas situaciones hemos desarrollado sistemas de producto más flexibles, con el concepto del Closet, iniciado con Convivium y luego desarrollado con Lignum et Lapis: un espacio cerrado con sistema de puertas dotadas de apertura abatible que contiene módulos operativos dedicados. Se puede tener una cocina muy “show cooking” -como se dice en inglés- o lo opuesto: “celada”, donde la funcionalidad, los equipos, el know-how gastronómico -por así decir- existen pero están contenidos en un área reservada, o que mientras no se utiliza queda oculta a la vista.

También las experiencias personales -desde cuando me casé hasta cuando tuve hijos y hasta cuando ellos crecieron- me sirvieron para entender en qué punto estaba la idea de cocina y cómo optimizar su proyecto.

La calidad de estas cocinas es no sólo formal y ambiental sino también técnica: ¿qué productos crees que te han permitido combinar con éxito estas tres componentes de proyecto? ¿Qué importancia tienen para el mejor resultado los detalles, los materiales?

Naturalmente, creo que en todos los productos Arclinea hemos logrado combinar bien estas tres componentes. Ya hemos hablado de cómo encontramos la mejor tecnología de producción con acero para la cocina Italia. Gracias al perfeccionamiento de la elaboración, hemos podido introducir recientemente acabados como PVD (o sea Physical Vapour Deposition): una tecnología especial con la que se pueden fijar al acero distintos colores a través de la evaporación del titanio. Se obtiene una aleación con una superficie aún más resistente y tonos metálicos más cálidos, adecuados para quienes no aman particularmente el acero inoxidable. Así pues, lo que ya era un clásico, la cocina Italia -pero también un producto sucesivo como Artusi, o la isla Convivium- se adecua a un gusto más sofisticado o, mejor dicho, lo crea.

No es fácil hallar la mejor técnica para lograr funcionamiento y acabados perfectos; trabajamos mucho en la industrialización con el propósito de encontrar la relación adecuada entre costes y beneficios.

Funcionalidad, estilo, estética: según tu escala de valores ideal, ¿dónde colocas estas componentes dentro del proyecto para Arclinea y, más en general, de tu enfoque de diseñador?

Fundamentalmente, como en todos mis otros proyectos de diseño, siempre me baso en la funcionalidad. No digo que la estética o el estilo en las cocinas no tengan importancia. Pero primero tenemos que ocuparnos de las cuestiones funcionales, de organización de los espacios y de los instrumentos necesarios. Por ejemplo, cuando en 2008 realizamos la cocina Lapis -un monolito monomatérico creado en piedra y posteriormente realizado también en acero- trabajamos mucho en la forma de la encimera y en los detalles. También allí el concepto de fondo era funcional: poder recibir por un lado a los invitados, y en el lado opuesto concentrar todos los elementos de trabajo.

¿En estos productos entra también la idea de la “cocina escultura”? ¿O sigue siendo más importante el concepto espacial en el que se basa cada nuevo proyecto?

Un producto formalmente muy caracterizado puede tener su dignidad, pero de todas formas debe tener en cuenta la idea de componentes como sistema. Siempre pensamos en los desarrollos futuros, sin poner en crisis las soluciones ya perfeccionadas sino integrándolas en el sistema de componentes más general. También en la cocina más reciente, Principia, con el concepto de espacios más abiertos y otros más cerrados (como el gran volumen arquitectónico que presentamos este año en el nuevo espacio Arclinea en Via Durini en Milán), hemos querido integrar lo mejor posible todos los aspectos que hacen de la cocina un verdadero espacio de vivienda. Creo que también esta vez hemos logrado nuestro objetivo.


Pedir información

CONSENT EX ART. 23 OF D.LGS. 196/2003
Having read the Information Notice on the processing of personal data,

  • a las actividades de perfilación

By clicking send button, I confirm that I request the service indicated in point a) of these guidelines; my consent to the processing of data for the purposes of the service, including the processing methods mentioned in these guidelines, including possible processing carried out in EU member states or non-EU countries.

Top