LA COLECCIÓN

La cocina es el lugar de la mágica transformación del alimento: entre naturaleza y cultura. En la cocina se inventan ritos, se dibujan deseos, se crean hábitos. La Colección Arclinea es el ábaco de elementos compatibles para proyectar, realizar, resolver felizmente exigencias reales y cotidianas. Porque la cocina debe ser un lugar en el que cocinar resulte un placer concreto, totalmente personalizable, habitado por tecnologías innovadoras y una creatividad actual que va más allá del tiempo. A partir de estos principios Arclinea acompaña, interpreta y a menudo se anticipa a los grandes cambios y evoluciones de la sociedad. El concepto de Colección Arclinea se describe a través de: el proyecto, las ejecuciones exclusivas, la transversalidad.

EL PROYECTO


Proyectar una cocina significa actuar en temas sensibles a hechos simples y concretos, pero de extraordinaria importancia, porque son amplificados por la continua repetición en la cotidianeidad. Si bien organizar una cocina puede ser esencialmente una cuestión de sentido común, el mejor proyecto de diseño será aquel que no se vea pero cuya inteligencia se encuentre en cada gesto, en cada momento humilde o sublime del arte culinario propio (arquitecto Antonio Citterio).

 


EJECUCIONES EXCLUSIVAS

 

El producto Arclinea es único por las ejecuciones exclusivas, fruto de una sabiduría artesanal que, alimentada por el estudio constante, nunca se pierde. La tradición y la profesionalidad se combinan con la tecnología. Basta visitar la fábrica para darse cuenta. La actividad manual se alterna en las distintas fases con procesos automáticos, como el proceso de producción de la puerta de Lignum et Lapis, o la aplicación manual del tirador empotrado de Italia, patente exclusiva Arclinea.

LA TRANSVERSALIDAD

 

La Colección Arclinea es un ábaco de elementos exclusivos, transversales y diferenciadores, unidos por un hilo conductor: un conjunto de soluciones único, reconocible e inimitable. Cada nuevo producto integra y enriquece al anterior, porque corresponde a nuevos criterios de uso y a nuevas aplicaciones. Espacios, funciones, instrumentos y flujos tienen en común una matriz "arquitectónica" gracias a la cual cada producto proyectado y cada emplazamiento del producto en el hogar responde a las necesidades de un uso concreto, cotidiano, creativo, compartido.

 

 

 

Top